Ir al contenido principal

Jacin, la protagonista de Dentro del Pozo

Las Narraciones en Primera Persona

Describir un perfil psicológico a través de los arquetipos

Se suele decir que las mujeres son menos arquetípicas que los hombres. Algo que, seguro, alguien discutirá pero que yo no estoy en disposición de hacerlo, Será por eso que resulta más difícil, pero también más estimulante e interesante, escribir una novela cuya protagonista es una mujer.

Jacinta, Jacin, es la protagonista de la novela Dentro del Pozo, un personaje muy especial. Ella narra en primera persona la traumática situación en la que se encuentra. Dentro del pozo habrá de reconstruir toda la historia que le ha conducido al lugar en el que se encuentra. Algo que resultará imprescindible para resolver la trama del asunto. No cuento más al respecto para no contar demasiado.



A la hora de enfrentarme a este complejo personaje he preferido narrar en primera persona la novela, de modo que Jacin es la narradora de sus angustias, traumas y desvelos. Eso me permite profundizar en su perfil psicológico y definirla a partir de arquetipos reconocidos y reconocibles. Jacin es una mujer, una víctima, una adolescente con problemas, una deportista de élite, una persona que sufre y siente... como cualquiera haría en la situación en que se encuentra.

Al comenzar la novela me propuse emplear un narrador omnisciente pero, al hacerlo así, perdería todo el perfil psicológico que Jacin tiene, toda la carga de drama necesaria para resolver esta trepidante aventura. Narrar como si alguien conociera toda la historia acabaría por resultar artificial y falso pues lo importante es lo que Jacin es capaz de ver con sus propios ojos. El encierro y la angustia. El trauma y el dolor, el sometimiento psicológico y, desde luego, la dulce sensación de la libertad.


La ambición de libertad es un todo para el ser humano y así lo refleja Jacin, porque pocas cosas se ven tan claras como la necesidad de libertad cuando se carece de ella. La libertad resuelve todos nuestros problemas, por eso Jacin se aferra a ese resquicio de libertad que supone ser siempre quien eres, en cualquier situación.

La otra opción narrativa era la de emplear el narrador equisciente pero con eso se perdería toda posibilidad de narrar las situaciones solitarias de Jacin, a menos que pusiera una especie de dron en el fondo del Pozo oscuro, húmedo y seco para describir su situación. No, la historia de Jacin debía ser narrada en primera persona. Y eso presenta dificultades obvias.


Esas dificultades solo se vencen si el personaje, la protagonista - mi querida Jacin - vive situaciones extremas, pues en ellas es cuando el arquetipo se define mejor y casi todos podemos sentirnos representados en sus desvelos, preocupaciones y angustias; en sus alegrías y tristezas, pues. Jacin es un personaje complejo con apariencia sencilla.

Para mí, construir este personaje ha supuesto todo un reto que ha visto la luz con fluidez y naturalidad y he de reconocer que como autor estoy "enamorado" de la protagonista pues presenta los rasgos distintivos de la verdadera humanidad, el rostro reconocible por muchos de quien, a pesar de sufrir cautiverio, no renuncia a su libertad, a ser quien verdaderamente es: una luchadora que no claudica jamás.




Vuelvo a recomendar el libro Dentro del Pozo porque os va a gustar, porque tiene todo lo esencial de una buena novela. Es mi primera novela publicada, no será la última, y está elaborada con mimo y con personalidad cinematográfica. Al leerla pasarás las paginas como si fueran las secuencias de una película, una buena película con suspense y tensión hasta el final. Ese final dará sentido a la historia... o quizás no. Pero para saberlo tendrás que leer el libro.





Para adquirir la novela haz click en Amazon Kindle
Twiter: @vbq2012
Facebook (1): Vicente BQ
Facebook (2): Cuentos para Teresa


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El león que se comió las mariposas

Coincidencias creativas De OT y otras cosas actuales Reconoceré que no soy muy seguidor de OT y programas semejantes pero con eso de compartir con otros sus experiencias acabó por ser imposible no seguir alguna canción de este programa. Con cierto retraso pude ver algunas, entre ellas, se encuetra la canción de Brisa Fenoy, una joven compositora, que me resultó interesante: "Lo Malo". Luego vi que utilizaban como pancarta la frase de "Soy el león que se comió las mariposas" con la que se reinvindica la autonomía de las decisiones de las mujeres quiero suponer.


Me pareció una canción con gancho y cierta fuerza y esa celebrada frase me va a permitir recuperar mi libro de cuentos, ese que publiqué hace unos años (2012) y que en breve volverá a ser publicado, esta vez, con la competente editorial de Amazon: Createspace.


En uno de los once cuentos (Uans Apon A Taim) que incluye mi primera publicación se narra la historia de Ataúlfo el Gran Duque del Reino de Alado e hi…

Un cuento inspirado en una leyenda. Parte III

El influjo de la luna Hoy es noche de luna llena Hoy la luna quedará tendida sobre el negro manto de la noche en su total plenitud, quizás algunas nubes pasen por delante de su enigmática presencia para dibujar un cuadro incomparable. Quizás hoy esa luna se aproxime a la tierra lo suficiente como para que su rostro quede impreso en nuestra iris para siempre como un recuerdo indeleble, como la marca de una noche imborrable...


Pero además, esa luna que veremos esta noche será una luna extrañamente colorada, una luna pintada de un rojo carmín que señalará el destino de muchos tal y como han creído las civilizaciones más antiguas. Una noche donde las fieras se inquietan en el bosque y, sin saber la razón, responderán a sus más precarios y antiguos instintos.
La ciencia dirá lo que quiera, pero en noches como estas yo he visto a los hombres comportarse violentamente como nunca antes había visto, a los perros aullar despavoridos como acosados por espíritus oscuros, a los gatos bufar, maull…

La Micronovela Parte 1

Otra de investigadores y crímenes El periodista husmeador En esto de escribir llevo muchos años, pero pocos desde que me lo tomo en serio. Y por "en serio" entiendo hacer de lo que escribo el eje central de mi vida, mi modo de expresión principal. Bueno, pues desde que me lo tomo en serio he ido descubriendo la cantidad de formas distintas de expresión escrita actualmente.

En muy pocas décadas, las fronteras - en casi todos los sentidos - parecen desaparecer o están poco definidas y podemos encontrar desde poesía en prosa hasta prosa poética; relatos, cuentos con una dimensión propia de una novela y que no llega a ser, en absoluto, una verdadera novela.
Así, he encontrado un subgénero, digamos menor, del que todavía no sé bien cuál es el elemento definitorio. Se llama la Micronovela. Estoy seguro que habrá quién sí lo tenga claro, pues doctores tiene la iglesia, pero en mi humilde opinión lo que sucede es, simplemente, que las fronteras son hoy más permeables que ayer.
Podr…