Menú de la bitácora

lunes, 14 de septiembre de 2015

La Micronovela Parte VI

El thriller piscológico

El silencio de los corderos: los protagonistas

Si por algo destaca "El silencio de los corderos", película que marcó una época, es por el trabajo de sus dos protagonistas: Anthony Hopkins y Jodie Foster.

Es cierto que el papel de Anthony Hopkins interpretando a Hannibal Lecter, el psiquiatra psicópata, recibió el reconocimiento unánime de todos, pero para mí este papel, ciertamente extremo y por lo tanto dado a una cierta sobreactuación, hubiera quedado en un segundo escalón si no es por dos motivos.

Clarice Starling y Hannibal Lecter
Anthony Hopkins y Jodie Foster son el reflejo de Hannibal Lecter y Clarice Starling

El primero es la interpretación del mismo actor de otros papeles que te permiten saber en qué medida estaba sobreactuado el papel y en qué medida le da la dosis justa que requiere un personaje tan extravagante.

Apreciar cómo interpreta en esos años un mayordomo o un escritor de prestigio con las dosis de exageración,comedimiento o normalidad con que los interpreta permite reconocer la extraordinaria actuación del Hannibal Lecter en esta primera entrega. La extraordinaria dimensión de esta interpretación gana enteros cuando valoras su trabajo en otros papeles donde el histrionismo de los personajes es de otro orden o donde ni siquiera existe tal histrionismo. Sí, la interpretación de Lecter marca una época.

Hannibal Lecter asusta a Clarice Starling
Dos interpretaciones que asustan, Lecter Clarice - Jodie Anthony

El segundo elemento que da profundidad y dimensión a este personaje es el papel de la ambiciosa y asustadiza - que imágenes las de este personaje que reflejan el valor y el miedo - de Clarice interpretado por Jodie Foster, pues de un papel menos extremo resulta mucho más difícil resultar convincente en las virtudes y defectos de esta joven estudiante que se prepara para el FBI.

Ciertamente parece más fácil interpretar a un loco pues la falta de referencias hace que el modelo sea único o casi único. Basta con salir de lo normal para hacer este terrible personaje creíble. Pero ¿cómo se puede convencer a la gente que una mujer ambiciosa tiene, en su debilidad la principal fortaleza?, ¿cómo se puede transmitir que es un trauma infantil lo que hace que se vuelque en la necesidad de proteger?, ¿cómo se puede hacer creíble que el elitista Hannibal Lecter se interese por una joven de provincias mas allá de su atractivo físico?

Impresionante interpretación de Anthony Hopkins
Interpretación impresionante de Anthony Hopkins, a mí me da miedo

En la dificultad que estriba interpretar a alguien, digamos, normal está el papel excepcional de Jodie Foster que, a pesar del deslumbrante papel de Hopkins, no queda anulada por él sino que aparece realzada y fortalecida en su interpretación. Esto mismo le sucede a Hopkins con Emma Thompson en "Lo que queda del día", virtud de dos grandes actrices y me temo que también del actor que sabe interpretar dando realce a su compañera de trabajo.

En resumen, que los dos actores son acreedores del reconocimiento recibido con los dos Oscar por su interpretación y que, en mi opinión, son papeles que quedan para la historia del cine; pero no nos vayamos por las ramas que la sexta entrega de la Micronovela - y nos vamos acercando al final - está servida. Espero que os guste.

Nadie como Jodie para interpretar a la asustadiza y valiente Clarice Starling
Jodie Foster borda esta secuencia en la guarida de Buffalo Bill

EL PINTOR PARTE VI
(...)
Para refrescar el suelo en el que deberían dejar su huella indeleble hablé con mi buen amigo John López del Departamento de Cultura Extranjera de la Secretaría de Estado Americana. Me puso en contacto con el Jefe de dicho Departamento, el más que amable Mr Chipset.

Mr Chipset estuvo de acuerdo en cubrir esa parte del tinglado memorizando un breve discurso al efecto de señalar que “...tal y como estaban las cosas, el Departamento de Seguridad encargado de cuestiones de arte y contrabando tenia vedado todo tipo de transacciones, subastas o préstamos de obras de arte a través de empresas o entidades. Para la realización de tales subastas habría de contratarse entre entidades radicadas en el país mediante un establecimiento permanente”.

El modo en que resolvieran este tipo de obstáculos permitiría descubrir en qué consistían sus métodos, si eran de corte fraudulento o reflejaban un comportamiento adecuado a los usos del negocio. Disponer de la red de contactos que había labrado durante años aportaba la confianza en el trato y la confidencialidad más absoluta de los intervinientes a la hora de montar la trampa. Contaba a mi favor xon la personalidad de mis amigos americanos que siempre están dispuestos a jugar a casi cualquier juego. Un juego periodístico para ellos, una trampa para descubrir una trama delictiva para mí.

Una vez preparado el asunto, quedé en la calle Juan Bravo con Estanislao. Me invitó a tomar un café y estuvimos tratando de forma distendida toda la cuestión. Al principio parecía reticente y después se fue interesando poco a poco en el asunto. Comprendió las dificultades que había en este tipo de cuestiones y me propuso a varios de los autores para facilitar la autorización de las autoridades americanas con la sabiduría de que los nombres abren puertas y más si el nombre es el de Kevin Shepard.

Tras el café, entramos en su despacho y me entregó la lista de obras con los autores que podrían incorporarse a esta propuesta. Un trabajo rápido y eficaz, propio de un profesional mesurado y hábil; capaz, interesado y decidido. En modo absoluto me coaccionó ni mostró más interés que el lógico por el asunto. Entre la relación de obras había seis cuadros de Kevin por lo que pude contrastar rápidamente la información recibida, que fue del todo punto exacta y oportuna.

Thomas Hart Benton Poker NIght from a streetcar named desire
Thomas Hart Benton Poker NIght from a streetcar named desire
En el plazo de tiempo previsto, no dio ninguno de los pasos que suponía y confió en mi buen criterio siempre. Estaba ciertamente contrariado pues, como periodista, sabía que las actitudes son lo más revelador de la categoría de un personaje y, en este caso, a pesar de que quería más que nadie encontrar en este ser a un manipulador, me encontré delante de una persona correcta y profesional.

Seguí con el plan que me había trazado sin levantar sospecha alguna y contraté a un par de tipos de mi confianza para que alquilaran un piso próximo al suyo, con la intención de conocer sus movimientos dentro de su esfera personal. Busqué el modo de obtener información de sus contactos telefónicos y a través del correo electrónico. Un trabajo arduo, una tarea inconmensurable y discreta, personal e indelegable que no dio más fruto que el de conocer de primera mano una serie de personas del mundillo que me iban a venir muy bien.

He de reconocer que este tipo de trabajos me resultaban particularmente incómodos pues, más allá del delito que pudiera cometer, estaba la invasión de la intimidad de alguien que podría ser “un tipo normal”. A mi entender, algo indecente que quebranta las reglas de juego más elementales de una sociedad. Así me instituí sobre este hombre en un juez y un verdugo de su vida privada porque creí en la palabra de un hombre que no parecía realmente en sus cabales. Mi malestar crecía por momentos.

Un genio que caminaba sobre ascuas que quemaban bajo mis pies y que se habían introducido en lo más profundo de un infierno donde los rescoldos agitados abrasaban al contacto de la carne viva; una conciencia que abandona el silencio para aullar como un lobo solitario a la luna llena, esperando que la respuesta de la esfera que cuelga del. techo negro de la noche fuera certera... pero la luna siempre calla las locuras que le susurra la gente de madrugada.

Thomas Hart Benton Art in the city
Thomas Hart Benton Art in the city

Tras los irrelevantes informes de las personas que tenían que vigilar su vida, decidí hacerle un seguimiento personal que me condujo a tugurios sorprendentes pero que, en absoluto, invitaban a pensar que fuera un delincuente más allá de frecuentar alguna prostituta para ejecutivos o estacionar sin poner el tique del estacionamiento reservado. Cuestiones que dejaban la historia de Kevin en un relato del todo punto inverosímil.

Intenté investigar las relaciones más arriesgadas de este hombre y señalé a dos de ellas como las mejores candidatas: Anne Claire y Esteban Téllez. La primera era la prostituta a la que hice referencia. Mujer a la que visitaba los viernes cada dos semanas – más o menos -. El segundo era el dueño de un Club nocturno donde se reunía con una serie de amigos a jugar al póquer. Estos amigos eran empresarios conocidos, casados y con hijos cuya única diversión pasajera era esta partida y unas cuantas copas que compartían en esos días, nada peligroso.

La persecución de Esteban Téllez me condujo a descubrir una deuda bastante cuantiosa con hacienda y otra debido a los litigios por el divorcio de su primera mujer a cuenta de la manutención de sus dos hijos. Quizás habría algún trapicheo con drogas de poca monta, en cualquier caso muy lejos del perfil buscado. Una vida nada edificante que se escapaba de mi trascendente investigación.

Sucedió que al segundo día de seguir a Anne Claire, que llevaba esa típica doble vida de las prostitutas de los barrios altos como ejercitante mujer soltera con hija a cargo, me encontraba verificando que entre banqueros y floristas el gusto es - más o menos - el mismo, cuando un golpe en la nuca me hizo caer desmayado de forma irremisible al suelo.

Al despertarme, me encontré maniatado en la casa de Anne – su nombre real, lo desconozco -, la mujer de Almendralejo que un día abandonó su pueblo para venirse a Madrid y que un encuentro nocturno y fortuito la puso a “ejercer” en esta residencia madrileña como francesa liberal venida a menos.

En frente de mí, un “gualdrapa de medio pelo" con cara de pocos amigos me amenazaba con un cuchillo “jamonero” preguntándome una y otra vez qué me había traído hasta aquel lugar. Detrás, Anne le miraba con asustados ojos, labios carnosos y a medio vestir como corresponde a esas horas en su labor profesional.

  • Este, nada... Curiosidad morbosa. Sabía a qué se dedicaba y quería saber qué clase de gente la frecuentaba.
  • ¿Tú te crees que soy tonto? Tienes “careto” de investigador. Andas buscando a alguien que no has encontrado o algo así... - Sorprendido por la "capacidad de análisis" del tipo, le seguí el rollo.
  • Bueno mira... Es que soy nuevo en esto y creo que metí la pata o algo... Me ha contratado la mujer de Sergio Lima, el Jefe de la Sucursal del Banco Sabadell. Quería saber si tenía una amante o algo semejante. Sospechaba que tenía una doble vida y me contrató a mí creyendo que tenía experiencia... - El sonido del teléfono nos sorprendió y el tipo cogió el móvil alejándose de la habitación mientras hablaba con alguien. Pude escuchar cómo le decía que “no sabía si estaba hablando” o que “no sabía nada” o algo así, hasta que la puerta se cerró y nos quedamos a solas Anne y yo.
  • Eres guapo, ricura. Lástima que no estemos en situación... Estaría dispuesta a hacerte un arreglo. Ya sabes que la edad no importa demasiado... - La incorregible Anne, continuaba dando caña a pesar de lo engorroso de la situación. Parecía que disfrutaba con las situaciones extremas hasta que apareció el tipo dando golpes en la pared con fuerza.
  • Déjalo ya, Anne... que este tipo es más peligroso de lo que parece. - Cambió la mirada hacia mí - Ya sé quién eres, ¡¡cabrón!!.- Y pude sentir su mano volar hacia mi cara, un perfecto golpe sobre mi rostro que me hizo desfallecer de inmediato.
    FIN DEL CAPÍTULO II
    Continuará (,,,)
Merecido reconocimiento a los dos protagonistas de El Silencio de los Corderos
Una interpretación que tuvo premio, no hay Lecter sin Clarice


Para adquirir la novela Dentro del Pozo - por cierto un pozo secado deliberadamente que no seco - haz click en Amazon Kindle


Twiter: @vbq2012
Facebook (1): Vicente BQ
Facebook (2): Cuentos para Teresa

Publicar un comentario