Ir al contenido principal

Las bicicletas son para el verano

Hace un año que abrimos la bitácora

La bicicleta de Carlos Vives y Shakira

Ahora que nos encontramos en pleno Julio y con el calor imprimiendo carácter sobre nuestro cuerpo, tiempo de bronceado, bikinis, bañadores, cañas en las terrazas y agua, mucha agua, es tiempo de recordar que hace un año abrimos la bitácora y - aunque por motivos estrictamente profesionales he dejado de atenderla en los últimos meses - quiero recordar esta efémeride con esos recuerdos de verano y bicicleta, porque siempre se ha dicho que las bicicletas son para el verano.

Los de mi generación vivimos intensamente aquella serie televisiva en que un grupo de amigos en bicicleta pasaba el verano en las costas del Mediterráneo y, quien más quien menos, trataba de emularlos en aquellos años, sintiéndose como ellos, con su cancioncita y sus amigos de cierta edad: Julia y Chanquete - hoy sospechosos de acoso a la infancia y tal -.


Era aquella, una buena serie que apuntaba a melancólica y algo llorona, pero a mí - que me gustaba - nunca me emocionó, será porque no soy de lágrima fácil pero sí tuve mis veranos con bicicleta y pandilla cantando canciones de "Siniestro Total" como la de "era una chica muy mona, aaaaah; que vivía en Barcelona... Para ser de la ciudad Condal, ¡ay, amor, me tratas muy mal!" Un poco diferente que la cosa del Javi y el Pancho, salvo que sí íbamos en... bicicleta, claro.


Total que, entre Stand by Me y Verano Azul, la cosa del verano era de pandillas y bicicletas, porque ir en busca de un muerto caminado por la vía del tren como en la peli de stand by Me, confieso que nunca lo he hecho.

Hubo una buena película española de nombre idéntico al encabezamiento basada en la obra de teatro escrita por Fernando Fernán Gómez e interpretada por Gabino Duego y Victoria Abril donde aparecía Laura del Sol como bailarina, esa que hizo como nadie el Amor Brujo y el Carmen de Saura-Bizet. Una película en la que la bicicleta es un elemento metafórico de las cosas que tienen que esperar cuando se produce una guerra, como que todo lo importante queda en suspenso cuando lo urgente lo ocupa todo. La bicicleta que Luisito, tras haber suspendido, pidió a su padre para pasar el verano dando a los pedales.
Bcicletas para el verano

Una interesante peli, es la verdad... a pesar del cansino tema de la Guerra Civil casi obsesivo en el Cine español.

Pues este verano también trae bicicleta bajo el brazo, y la trae con una Vachata sabrosa de Carlos Vives y Shakira con ritmo cadencioso y pequeño sobresalto rítmico que avisa de un verano agradable, con calor pero sin pasarse y con el dulce pedaleo por los malecones y puertos con playa de España y el resto de lugares turísticos del mundo, mientras buscamos un rincón donde poner la toalla, una silla en la terraza y nos damos un remojón al rítmico estilo caribeño desde Barranquilla hasta Barcelona, sin sobresaltos.

La Bicicleta

Nada voy a hacer
Rebuscando en las heridas del pasado
No voy a perder
Yo no quiero ser un tipo de otro lado
A tu manera, descomplicado
En una bici que te lleve a todos lados
Un vallenato desesperado
Una cartica que yo guardo donde te escribí
Que te sueño y que te quiero tanto
Que hace rato está mi corazón
Latiendo por ti, latiendo por ti
La que yo guardo donde te escribí
Que te sueño y que te quiero tanto
Que hace rato está mi corazón
Latiendo por ti, latiendo por ti
Puedo ser feliz
Caminando relajada entre la gente
Yo te quiero así
Y me gustas porque eres diferente
A mí manera, despelucado
En una bici que me lleva a todos lados
Un vallenato desesperado
Una cartica que yo guardo donde te escribí
Que te sueño y que te quiero tanto
Que hace rato está mi corazón
Latiendo por ti, latiendo por ti
La que yo guardo donde te escribí
Que te sueño y que te quiero tanto
Que hace rato está mi corazón
Latiendo por ti, latiendo por ti
Ella es la favorita, la que canta en la zona
Se mueve en su cadera como un barco en las olas
Tiene los pies descalzos como un niño que adora
Y su cabello es largo, son un sol que te antoja
Le gusta que le digan que es la niña, la lola
Le gusta que la miren cuando ella baila sola
Le gusta más la casa, que no pasen las horas
Le gusta Barranquilla, le gusta Barcelona
Lleva, llévame en tu bicicleta
Óyeme, Carlos, llévame en tu bicicleta
Quiero que recorramos juntos esa zona
Desde Santa Marta hasta La Arenosa
Lleva, llévame en tu bicicleta
Pa' que juguemos bola 'e trapo allá en Chancleta
Que si a Pique algún día le muestras el Tayrona
Después no querrá irse pa' Barcelona
A mí manera, descomplicado
En una bici que me lleva a todos lados
Un vallenato desesperado
Una cartica que yo guardo donde te escribí
Que te sueño y que te quiero tanto
Que hace rato está mi corazón
Latiendo por ti, latiendo por ti
La que yo guardo donde te escribí
Que te sueño y que te quiero tanto
Que hace rato está mi corazón
Latiendo por ti, latiendo por ti
Lleva, llévame en tu bicicleta
Óyeme, Carlos, llévame en tu bicicleta
Que sí a Pique algún día le muestras el Tayrona
Después no querrá irse pa' Barcelona
Lleva, llévame en tu bicicleta
Óyeme, Carlos, llévame en tu bicicleta
Que si a mi Pique tú le muestras el Tayrona
Después no querrá irse pa' Barcelona



Renace la Bitácora de la Imginación en verano, saludos amigos y buen descanso el que lo tenga y el que no, que lo tenga también.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El león que se comió las mariposas

Coincidencias creativas De OT y otras cosas actuales Reconoceré que no soy muy seguidor de OT y programas semejantes pero con eso de compartir con otros sus experiencias acabó por ser imposible no seguir alguna canción de este programa. Con cierto retraso pude ver algunas, entre ellas, se encuetra la canción de Brisa Fenoy, una joven compositora, que me resultó interesante: "Lo Malo". Luego vi que utilizaban como pancarta la frase de "Soy el león que se comió las mariposas" con la que se reinvindica la autonomía de las decisiones de las mujeres quiero suponer.


Me pareció una canción con gancho y cierta fuerza y esa celebrada frase me va a permitir recuperar mi libro de cuentos, ese que publiqué hace unos años (2012) y que en breve volverá a ser publicado, esta vez, con la competente editorial de Amazon: Createspace.


En uno de los once cuentos (Uans Apon A Taim) que incluye mi primera publicación se narra la historia de Ataúlfo el Gran Duque del Reino de Alado e hi…

La Micronovela Parte 1

Otra de investigadores y crímenes El periodista husmeador En esto de escribir llevo muchos años, pero pocos desde que me lo tomo en serio. Y por "en serio" entiendo hacer de lo que escribo el eje central de mi vida, mi modo de expresión principal. Bueno, pues desde que me lo tomo en serio he ido descubriendo la cantidad de formas distintas de expresión escrita actualmente.

En muy pocas décadas, las fronteras - en casi todos los sentidos - parecen desaparecer o están poco definidas y podemos encontrar desde poesía en prosa hasta prosa poética; relatos, cuentos con una dimensión propia de una novela y que no llega a ser, en absoluto, una verdadera novela.
Así, he encontrado un subgénero, digamos menor, del que todavía no sé bien cuál es el elemento definitorio. Se llama la Micronovela. Estoy seguro que habrá quién sí lo tenga claro, pues doctores tiene la iglesia, pero en mi humilde opinión lo que sucede es, simplemente, que las fronteras son hoy más permeables que ayer.
Podr…

Un cuento inspirado en una leyenda. Parte III

El influjo de la luna Hoy es noche de luna llena Hoy la luna quedará tendida sobre el negro manto de la noche en su total plenitud, quizás algunas nubes pasen por delante de su enigmática presencia para dibujar un cuadro incomparable. Quizás hoy esa luna se aproxime a la tierra lo suficiente como para que su rostro quede impreso en nuestra iris para siempre como un recuerdo indeleble, como la marca de una noche imborrable...


Pero además, esa luna que veremos esta noche será una luna extrañamente colorada, una luna pintada de un rojo carmín que señalará el destino de muchos tal y como han creído las civilizaciones más antiguas. Una noche donde las fieras se inquietan en el bosque y, sin saber la razón, responderán a sus más precarios y antiguos instintos.
La ciencia dirá lo que quiera, pero en noches como estas yo he visto a los hombres comportarse violentamente como nunca antes había visto, a los perros aullar despavoridos como acosados por espíritus oscuros, a los gatos bufar, maull…