Menú de la bitácora

viernes, 17 de julio de 2015

Las Nuevas Formas de Expresión Narrativa

El Relato Hiperbreve, el Microrrelato y otras formas similares

La Gata Mimosa

No cabe duda que las nuevas formas de relación social a través de los ordenadores (Facebook, Tweeter, cualquier Post en un diario y un largo etcétera) han modificado muchas de las formas que tenemos de expresarnos. Como consecuencia de eso han proliferado los concursos literarios en muy pocas palabras o caracteres. Concursos en 14 palabras, 50 palabras, 100 o 200 son muchas de las convocatorias que ahora se realizan y resulta sorprendente la variedad, la calidad y la expresión artística de estos trabajos. Sorprende vernos delante del ordenador y elaborar en tan pocas palabras o caracteres toda una historia de valor narrativo.


En mi breve experiencia he logrado que alguno de estos intensos y sorprendentes relatos hayan tenido cabida en alguna de las antologías, os expongo un par de ejemplos. Espero que os gusten.

MIAU

Miaaaaaaau

Me llamo Mimosa, hace cuatro años que mi ama me acaricia la panza antes de acostarme mientras ronroneo dichosa. Por este aniversario me ha regalado un ovillo de lana suaaaave como yo. El ovillo se enreda en mis manos y cae del sofá... me lanzo en su busca y siento como si cazara una paloma o un ratón.

¡Vale!... Es cierto que jamás probaré tal caza, pero a cambio me lavan cada semana, me cepillan a diario y descanso en una mullida cesta rodeada de ovillos de todos los colores...Y, cuando llega la noche y mi ama se acuesta en su cama, me desperezo, bostezo y bufo antes de acercarme sigilosa hasta los pies de su cama; allí, entre sábanas de seda y mullido terciopelo, duermo y sueño con palomas y ratones que nunca cazaré porque..., una gata melosa como yo no puede aspirar a una vida mejor.

¡¡¡¡Miaaaaau!!!!


Cinco Gatos

Miaaaaauuu

Ayer mismo celebré mi quinto aniversario y mi dueña quiso agasajarme con una sorpresa memorable. Me regaló una foto enmarcada con mis hermanos de camada. Mi madre, la primera gata Mimosa, sale con aspecto fatigado pero dichosa... y mis cinco hermanos - ¡qué recuerdos! - son simplemente bolas de pelo agarrados a su vientre.

A mí se me distingue por mi gesto altivo y aristocrático que todavía conservo, mi andar es distinguido y regio y, por eso, mi ama se quedó conmigo regalando el resto a sus amistades más queridas. Lástima que ellos no disfruten del afecto de mi ama, ni de estas vistas extraordinarias de la ciudad que son... ¡Uaaaa!... ¡Un placer!

Recordaré aquellos tiempos ya marchitos con esta vida de lujo que llevo, mis hermanos - con su creatividad - habrán sabido situarse bien en esta sociedad burguesa que los gatos de mi raza apetecemos.

¡Miaaaaau!

Si quieres saber más de relatos olvidados, haz link en la siguiente página


Publicar un comentario