Ir al contenido principal

Un relato sobre el lado bueno de las cosas. Parte II

Mejor Imposible

Eustaquio Fuencisla y las criaturas del oscuro Averno

Dentro de lo que podíamos llamar género del absurdo se podría incluir aquellas películas que entre el drama y la comedia parten de situaciones realistas, extremas y duras y, manejándose en ese extremo, acaban concluyendo situaciones que en realidad rara vez (o nunca) se producen.

En Mejor Imposible, la extraordinaria película de James L. Brooks sucede esto. En ella un obsesivo compulsivo de la ciudad de Nueva York, interpretado por Jack Nicholson (otra vez Jack bordando el papel de loco), necesita seguir un orden riguroso en su calendario pues si no entraría en crisis. Dentro de ese plan obsesivo se encuentra el de ir a comer unos días determinados y dentro de un horario a un restaurante donde le tiene que atender una camarera concreta, interpretada extraordinariamente por Helen Hunt.

Jack Nicholson y Helen Hunt
Jack Nicholson y Helen Hunt. Mejor Imposible


Ambos tiene una vida aparte, Nicholson se dedica a componer música de anuncios en su piano y tiene un vecino pintor que es homosexual. Algo que detesta nuestro protagonista. Helen Hunt vive con su madre y con su hijo que tiene una enfermedad que se ve agravada por los bajos recursos económicos de la camarera.

Todas estas circunstancias a las que se añade una paliza recibida por el vecino de Nicholson (Greg Kinnear está sublime), el perro de éste que no puede ser paseado por el convaleciente artista y del que Nicholson se encariña a pesar de despreciar a la mayoría de la raza humana, unido a las ausencias de la camarera como consecuencia de las enfermedades de su hijo hacen una delirante película repletas de gags que se manejan extraordinarimente entre el extremo maníaco del protagonista con su humanización paulatina al ver que necesita del resto de las personas para vivir.

En un momento concreto la película se transforma en una "Road Movie" de estos tres extraños compañeros de viaje en que Nicholson es consciente que necesita mucho más a la camarera de lo que él pensaba y se desliza hacia un imposible final en la que un obsesivo compulsivo acaba enamorando a una camarera sin recursos de la ciudad de Nueva York.

El final de corte clásico en donde el loco se olvida de su locura mientras pasean al amanecer por la ciudad de Nueva York nos devuelve a la magia del cine, lugar donde lo imposible se hace posible y - por lo tanto - no pueden salir mejor las cosas, resultando esta extravagante historia de amor que es Mejor Imposible.



Bien, sigamos con la historia extraordinaria de Eustaquio Fuencisla en su segunda parte.

DEL CUENTO QUE NARRA LA CAÍDA DE EUSTAQUIO FUENCISLA ...
PARTE1
Jack Helen y Gigi en Mejor Imposible
Arrogante, borde, despreciativo y obsesivo compulsivo. Mejor Imposible

PARTE 2
Tenía Irita unos andares y unos ojos que comían el terreno de cualquiera e invitaban a conversar de las estrellas, del sol y de las flores incluso conmigo que sólo hablaba de caballos, y si me apuraban podía hablar de alguna que otra cosa del campo o, como mucho, de fútbol. Me gustaba leer algo de vez en cuando, pero mi conversación apenas giraba sobre las cosas del comer y nunca, salvo con Irita, me había dado por lo sentimental... Vamos que soy de tierra y labrantías, animales y pecuario... poco más.

De todo tenía la culpa su sonrisa y su locuaz forma de ser; ya digo que su mirada eliminaba la distancia y su boca pedía a gritos ser besada – perdonen que insista en las intimidades, pero es que esa es la verdad -. Repito que todo era por culpa de su modo de sonreír. Y en esas andábamos Pepín y yo: debatiendo a quién pertenecían esos labios carnosos y esa sonrisa reluciente y apetecible. Si eran suyos o eran míos, lo cierto es que Pepín tenía la ventaja de que estaba emparentado con la familia de Don Ramón y contaba con el apoyo de lo más granado del pueblo; pues al lado del señor cura, iba el señor Alcalde y con él, el médico, Don Lorenzo.

Jack y Helen
El mejor cumplido que se le puede decir a una mujer... Mejor Imposible
Lo tenía difícil, pero yo era simpático y buen mozo. Tenía suficientes arrestos y era capaz de granjearme el favor de todos ellos, lo único que me faltaba era enamorar a Irita. Y esa, era tarea ardua y difícil, porque a las dificultades añadidas ya explicadas, estaba el grave problema de mi nombre. Eustaquio no era, en absoluto, el más apetecible de los nombres para la chica más guapa del pueblo, a decir verdad.

Intenté presentarme a Irita con un apodo, un apócope de mi nombre, pero mi nombre es poco flexible y apenas permite acortarlo de forma que resulte agradable a los oídos de mi Irita. Al final me dejé llamar Taqui, feo apócope que en sus labios sin embargo, sonaba como el agua borbollante del río Abalar que cruza joven y violento por el bosque de la Candelaria en la ladera baja del monte del Cristo.

Por cierto, y porque viene al caso, cuentan las ancianas personas del lugar que algo misterioso sucede en el Puente del Suspiro que se encuentra dentro del bosque de la Candelaria a la altura del río Abalar. Y de eso tuve yo experiencia en ese mismo día, y a ese tema entro ahora.

Los grupos de personas comenzaban a entrar en el campo de la feria, dentro del monte del Cristo: unos a caballo, otros caminando con sus bolsas y sus neveras y, los más, en sus coches y furgonetas grandes de donde salían los más numerosos grupos de personas.

Por fin, el autobús trajo a la banda de música que amenizó la romería con sus tamboradas estruendosas y con gaitas y el chillonas y festivas que llenaban el lugar de bullicio y alegría. A mí siempre me gustó esto de la charanga y la melodía, a su ritmo mis pies se mueven solos cuando la sidrina sube y baja el chorizín, pues la primera alegra la cabeza y los segundos pican en los pies y así se mueven solos al son de la pandereta y el tambor.
Solo Helen Hunta detiene a Jack
Solo Helen Hunta detiene a Jack en Mejor Imposible

No cabía un alma más cuando el cura párroco se decidió a comenzar la misa. Rondaban las doce del mediodía y el sol golpeaba inmisericorde atrayendo un calor húmedo y sofocante que comenzaba a abrirse camino en el sudor de los romeros y empujaba la niebla hacia el bosque donde, anclada a la ribera del río, se quedo parada y tranquila hasta que la tarde la volviera a despertar impaciente para acompañar en el monte del Cristo a la luna y a los misteriosos sonidos de la noche.

Terminada la misa, comenzaron los petardos, las tracas y las gaitas a sonar insufribles y dolorosas. Muchas veces me preguntaba qué hacía yo lanzando bombas de palenque, con lo molesto que me resultaba su sonido, y lo estresante de cuidar que la vara cayera lejos de la gente que andaba buscando acomodo a la sombra de los árboles. En más de una ocasión se había rifado alguna bofetada por culpa de esas dichosas varas que caían desviadas por el viento cerca de algún grupo que comía tranquilamente o dormía placenteramente la siesta a la sombra del patrón.

Una vez cumplida la rutina de cada año, me fui decidido en busca de Irita, que estaba sentada donde su familia. Cuando me vio, se levantó y casi diría que corría hacia donde yo me encontraba. Estaba radiante con su blusón blanco que flotaba al viento dejando ver la silueta llamativa de su ropa interior.

El calor hizo el resto y comencé a sudar como un pollo. El vaquero ajustado y las zapatillas de color rojo completaban el uniforme del romero de San Pedro.
Venía a mí con una sonrisa difusa y casi transparente, feliz y jocosa, aunque su mirada parecía distraída, pues no miraba hacía el lugar exacto por donde yo me acercaba sino que, a unos metros de mí, me acompañaba jovial y juguetón el bueno de Pepín luciendo los galones de mozo soltero más deseado del pueblo. ¡Irita no me miraba a mí!
Alimentado a Verdel
¿Con quién se irá Verdel?
Disimulé al cruzarme con los dos y me dirigí justo hacia el lugar donde mis pasos me llevaban cadenciosos y, ahora, enfurecidos y violentos, me dirigí justos hacia el sitio donde descansaba mi bicicleta.

Pepín e Irita se abrazaban y besaban a la vista de todos, con lo que sellaban su compromiso ante la mirada expectante de todo el pueblo incluido el cura, el médico y el alcalde de San Pedro que daban por bueno el cumplimiento de sus gestiones e intereses. Nada había ya que hacer allí, así que monté en bicicleta y corrí pendiente abajo como alma que lleva el diablo.


Continuará (..)


Dentro del Pozo no tiene nada de comedia aunque se mueva dentro del mundo de los sueños mejor imposible, de venta en CreateSpace Amazon.




Gracias a todos los que me seguís desde Blogger, Google+, Twitter, Facebook, Youtube, Linkedin, Wattpad, Webnode,Hotmail, Gmail, Wordpress



Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un cuento inspirado en una leyenda. Parte III

El influjo de la luna Hoy es noche de luna llena Hoy la luna quedará tendida sobre el negro manto de la noche en su total plenitud, quizás algunas nubes pasen por delante de su enigmática presencia para dibujar un cuadro incomparable. Quizás hoy esa luna se aproxime a la tierra lo suficiente como para que su rostro quede impreso en nuestra iris para siempre como un recuerdo indeleble, como la marca de una noche imborrable...


Pero además, esa luna que veremos esta noche será una luna extrañamente colorada, una luna pintada de un rojo carmín que señalará el destino de muchos tal y como han creído las civilizaciones más antiguas. Una noche donde las fieras se inquietan en el bosque y, sin saber la razón, responderán a sus más precarios y antiguos instintos.
La ciencia dirá lo que quiera, pero en noches como estas yo he visto a los hombres comportarse violentamente como nunca antes había visto, a los perros aullar despavoridos como acosados por espíritus oscuros, a los gatos bufar, maull…

La Extraordinaria Historia del Reino Prohibido

Ya a la venta en Createspace y Amazon El Caballero Rimbowski YA A LA VENTA la novela: La Extraordinaria Historia del Reino Prohibido a través de Createspace de Amazon.

Es una novela muy diferente a Dentro del Pozo pues se trata de las primeras aventuras de El Caballero Rimbowski, un personaje que promete una saga de aventuras para todos los públicos. Auinque la novela está disponible para cualquiera que le gusten las novelas de acción y aventuras del tipo de Tolkien C.S. Lewis, su público objetivo será el público jóven - del que formamos parte CASI todos, al menos en espíritu -.
En la página web: http://vicenteboadoquijano.webnode.es/ tenéis toda la información del lanzamiento. En esta entrada solo quiero introducir la historia no escrita del Caballero Rimbowski, su origen. Una historia que no se va a contar en ninguna novela y que conviene que conozcáis todos los que vais a leer esta novela (que seréis muchos).

La historia de Gnard Rimbowski comienza así:

En la aldea de Galaard los…

En busca de Bobby Fischer

Una partida de ajedrez La estrategia y la vida En busca de Bobby Fischer es una de esas películas que se deja ver en una tarde lluviosa de invierno, una de esas películas de ritmo tranquilo y cuidada fotografía donde el protagonista es un joven maestro del ajedrez que se mueve entre el ajedrez de la calle: rápido y agresivo, y el ajedrez de salón: escrupuloso y cuidadoso con el tiempo y la estrategia. Una de esas películas muy del estilo de Karate Kid con golpe maestro final aprendido en la calle y enseñado por un anciano "alma mater"  del infante terrible del juego de los peones y alfiles. Ese juego cuyo objeto exclusivo es proteger a tu Rey y darle jaque al contrario.




Pero esa película tiene un toque sutil y melancólico que la hace especial, y es lo evocadora que es al referirse de forma omnipresente, como una música de fondo, a aquel famoso campeón del mundo. El último campeón americano de este juego frío y tenso. El tono de "hemos encontrado al nuevo Bobby Fischer&…