Menú de la bitácora

viernes, 4 de diciembre de 2015

El resto de la historia no se cuenta

Un microrrelato romántico

Libros, librerías, bibliotecas... lugares de encuentro fortuito

Las librerías siempre tienen encanto, más cuando el edificio es antiguo y los libros aparecen apilados y amontonados por todas partes siguiendo el misterioso orden que el librero ha querido darle. Eso sucede porque los libros que se quieren tener son siempre más de lo que el espacio te permite, ya sea para vender, para compartirlos o para dejar un espacio-  un pequeño rincón - donde leer las novedades.


Librería por las calles de Quevedo
Librería por las calles que transtiaba Quevedo

Muchas veces nos acercamos a las librerías simplemente a ojear (a veces solamente los hojeamos) libros que no compraremos o nos dejamos llevar por el impulso al ver tal o cual libro y lo compramos para regalo o para nosotros mismos.

Otras ocasiones encontramos tantas cosas interesantes que, al final, no nos decidimos por ninguno, pero hemos pasado ese tiempo perdido leyendo sinopsis, reseñas, solapas de escritores conocidos de los que no sabíamos su historia, o de novelas espléndidas que una vez leímos y no nos acordábamos bien de la historia.


Sea como fuere las librerías tradicionales tienen un encanto especial, son lugares sorprendentes donde vas al encuentro de mundos imaginados por otros para que llenen esos tiempos de soledad, para que te acompañen unos días o unas semanas con sus historias extraordinarias que te harán reír, llorar, abominar de algún personaje o admirar algún héroe de fantasía.

Recuerdo a algún terapeuta del "prime time" televisivo que decía que el mejor remedio para la tristeza, la soledad o el abatimiento es acudir a las librerías en busca de libros nuevos, en busca de un encuentro fortuito con la literatura.



Yo también creo que allí descubrirás que estar solo puede ser una buena ocasión pues nada es más productivo que leer libros donde vives la magia de otros universos que, a pesar de ser otros, te vas a sentir reconocido en ellos y sentir enteramente comprendido/a muchas veces. Tal y como se deduce de esa secuencia de la película Tierras de Penumbra que vemos a continuación:


Incluso, en ciertas ocasiones, quizá escasas, las librerías, las bibliotecas... sean lugares en donde se producen los encuentros fortuitos con personas de todo tipo, con personas que casi siempre esconden el tesoro de todo lo que han leído y de lo que quieren leer en ese momento. En ocasiones, quizás encuentres allí entre libros, a una persona muy especial.

El siguiente microrrelato habla de un encuentro fortuito en uno de esos lugares mágicos de los que hablo. ¿Hay algo más romántico que coincidir chocando con un libro? Tras ese encuentro fortuito... el resto de la historia no se cuenta. 

En Buenos Aires, un teatro de libros


EL RESTO DE LA HISTORIA NO SE CUENTA

La librería era una cristalera curva entre dos bulliciosas calles reflejando su distorsión cosmopolita, el sonido torpe de una sinfonía vigorosa, la vida abriéndose paso a pesar de tantas amarguras e incertidumbres.

La puerta estaba abierta y subí a la segunda planta en busca de una novela inconcreta, al encuentro de azarosas vidas, de acontecimientos cincelados en papel de biblia; pues el fugaz encuentro con un libro de una tarde me complacía pero la compañía afectuosa durante dos semanas silenciosas resultaba una oferta inmejorable.

Deslicé mi mano por la estantería dibujando entre intersticios las iniciales de los autores; un ejército expectante se me ofrecía como meretriz del alma, como la compañera virtuosa de la soledad.

Alcancé discretamente la sección de autores rusos y un impulso condujo entre mis manos a Anna Karenina que se resistía a ser retirada de su sitio.

Al otro lado, una mano sujetaba la novela con intensidad nerviosa; logré el libro discutido y pude ver por el resquicio unos ojos verdes, incisivos y contrariados.

Rodeé la estantería y contemplé a la dueña de los ojos explosivos juvenil y relajada; era una lectora empedernida que se había encaprichado de Anna Karenina.

Me acerqué a ella lentamente como si hiciera siglos que la esperaba, como si hubiera pasado la eternidad entre esos libros esperando mi mirada, y entonces... el resto de la historia, no se cuenta.


Librería de Amazon
Librería de Amazon en Seatle


Qué más se puede encontrar en una librería, las hay virtuales como en Amazon o Createspace y os recuerdo que Dentro del Pozo sigue a la venta en CreateSpace Amazon. En breve, estará a la venta también La Extraordinaria Historia del Reino Prohibido.








Gracias a todos los que me seguís desde Blogger, Google+, Twitter, Facebook, Youtube, Linkedin, Wattpad, Webnode,Hotmail, Gmail, Wordpress

Publicar un comentario