Ir al contenido principal

Jugamos como nunca, perdimos como casi siempre

Cosas del baloncesto

Microrrelato-homenaje a Camilo José Cela

Como este blog es mío hago en él lo que me da la gana - veremos si os convenzo - y volveré a mezclar churras con merinas, advierto. Las churras es el baloncesto y las merinas un microrrelato con el que no gané un concurso, un microrrelato ganador (en mi soberbia opinión). ¿Por qué mezclo estos dos conceptos?, que diría un cocinero del tipo de David Muñoz (o sea, Dabiz Muñoz, el de Diverxo) cuando mezcla la cocina Tailandesa con la Gallega, que nada tienen que ver, salvo que ambas emplean buenas gambas.


Los héroes caídos de la infancia. Portada de Gigantes tras la muerte de Fernando Martín

Pues muy sencillo, porque el baloncesto fue el deporte que más practiqué, que más me gusta y con el que disfruto casi siempre que lo veo o practico. Empecé con el baloncesto siendo muy pequeño básicamente porque no jugaba bien al fútbol - vamos, ni malo ni bueno, del montón -. El baloncesto supuso, en ese mundo infantil de las jerarquías incómodas, un plus de prestigio entre mis amigos y compañeros (que no es lo mismo).

Adoraba jugar a este deporte, esperaba con nervios los días de entrenamiento y partido; y solo el hecho de aspirar a ser un base bajito truncó una carrera de éxito (o al menos eso soñaba yo, como tantos chicos de mi edad). Vamos, yo crecí, con un balón de baloncesto en las manos mientras intentaba hacerlo girar sobre un dedo o pasar por debajo de las piernas o soñaba con ese tiro imposible que nos diera la victoria definitiva, la copa y el mundial - como tantos otros niños de mi edad -.

Espectacular tapón de Nate Davis (estrella entre las estrellas) a Chicho Sibilio

Asistía a los partidos del equipo local de mi ciudad que jugaba en la ACB. Como todos los chicos de entonces, nos alejábamos de los mayores y nos acercábamos para ver el partido al borde de la pista mientras una densa nube formada por humo de tabaco impregnaba la cancha de baloncesto ocupando el espacio visible como la niebla londinense sobre el Támesis.

Hoy, las canchas están libres de humo, y los niños son los reyes de la casa que se sientan en el mejor asiento; pero entonces era diferente: los niños éramos libres de sentarnos al ras de suelo al lado de los jugadores, estrellas rutilantes de un firmamento inaccesible... Aseguro por lo más sagrado que el olor al cuero del balón y al serrín que soltaba el parqué resultaba embriagador por aquel entonces. Cosas que se pierden cuando creemos que el mejor asiento es mejor que ser libres.

Canchas atestadas de humo, niños a los pies de sus estrellas, el baloncesto en los 80
Pues tengo la sensación de haber participado en esto del baloncesto jugando como nunca (enamorado de este deporte hasta las trancas) y perdiendo como casi siempre por culpa de no medir dos metros y por el empeño de aquel "estúpido" entrenador de obligarme a jugar de pívot cuando yo quería ser base...; bajito sí, pero base. Así son las cosas, pocas veces, pero a veces, la culpa es de los demás o de nadie. Como aquel tiro de Pau Gasol contra Rusia que se salió de dentro y por el que perdimos los españoles nuestra Eurocopa en Madrid... Solo mala suerte.

Perder, perdimos muchas veces... pero también ganamos muchas otras. España campeona del mundo en Japón

Ya, ya sé, que en Argentina se quejarán del último triple fallado en la semifinal del Mundial de Japón que les impidió pasar a la final y tras la cual, España ganó su primer Mundobasket. Es verdad, a veces, también jugamos como siempre y ganamos como casi nunca, pero hoy estamos hablando de cuando sucede lo contrario. La suerte a veces juega a favor.

Por cierto, qué gran recuerdo aquel en que el seleccionador reivindicó esta memorable palabra: "ba-lon-ces-to". A mí, también me gusta el fútbol y otros muchos deportes, pero es que el baloncesto fue el fetiche de mi crecimiento, el talismán que me hizo crecer colándome por las vallas de los colegios los domingos por la tarde solo para jugar a baloncesto como yonkis con el mono de conseguir un triple histórico; y así, conocer la vida tal y como es: un rato en el que a veces se pierde (muchas veces) y otras veces se gana (pocas, ¡pero qué buenas!)..., la cosa es que hay que jugarla.

En la NBA - de madrugada - soñábamos con estos tres figuras. Las leyendas nunca mueren


Ahí va mi triple decisivo en forma de microrrelato... ("que entre, por Dios, que entre")

IRIA
Homenaje a Camilo José Cela

Yo, señor, no soy malo; pues nací entre las lluvias y los vientos de un invierno rodeado del verde de una tierra construida con la paciencia que da la lluvia. Crecí en una casa sombría amamantado por una institutriz alemana.

De las gotas de melancolía que ofrece la naturaleza, señor, y de la recia educación recibida surgió este gesto autoritario que hoy aprecia. Si añadimos que me entregó un cuerpo generoso y una cabeza bien armada, ¿qué quiere que le diga?, tomé el papel que ella me dio: adusto en las formas y paciente en el alma. Yo, señor, soy un hombre hecho a las características que me dio el Divino Hacedor.

Añadamos que los tiempos muertos fueron muchos y que esos vientos quisieron someter a un niño fuerte al hacinamiento en una casona donde su ulular violento hacía golpear las ventanas en el silencio de la tarde, entre el crepitar lastimero de la lluvia y un sonido de gaita que nacía de la misma piedra. Fui de andanzas libertarias para evitar a la cerril institutriz que me confinaba a aquel rigor. Entre vientos, huía a las fiestas populares en busca de otras enaguas cuando la adolescencia me gritaba: ¡escapa!

Señor, el deseo de libertad también me llevó a leer libros prohibidos entre las bambalinas de la casa, lugares donde nunca alcanzaba la mirada de mis padres. Allí es donde aprendí a ser contador de historias, forjador de personajes y arquitecto de novelas que me dieron el renombre por el que quedé para la historia.

¿Qué tiene que ver Iria Flavia con el baloncesto? Diría Dabiz Muñoz que "el concepto". Esa es la respuesta


FIN

    A la venta en CreateSpace Amazon: La Extraordinaria Historia del Reino Prohibido.





Dentro del Pozo es una novela que sigue en venta (por mucho tiempo), en CreateSpace Amazon.




Gracias a todos los que me seguís desde Blogger, Google+, Twitter, Facebook, Youtube, Linkedin, Wattpad, Webnode,Hotmail, Gmail, Wordpress

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El león que se comió las mariposas

Coincidencias creativas De OT y otras cosas actuales Reconoceré que no soy muy seguidor de OT y programas semejantes pero con eso de compartir con otros sus experiencias acabó por ser imposible no seguir alguna canción de este programa. Con cierto retraso pude ver algunas, entre ellas, se encuetra la canción de Brisa Fenoy, una joven compositora, que me resultó interesante: "Lo Malo". Luego vi que utilizaban como pancarta la frase de "Soy el león que se comió las mariposas" con la que se reinvindica la autonomía de las decisiones de las mujeres quiero suponer.


Me pareció una canción con gancho y cierta fuerza y esa celebrada frase me va a permitir recuperar mi libro de cuentos, ese que publiqué hace unos años (2012) y que en breve volverá a ser publicado, esta vez, con la competente editorial de Amazon: Createspace.


En uno de los once cuentos (Uans Apon A Taim) que incluye mi primera publicación se narra la historia de Ataúlfo el Gran Duque del Reino de Alado e hi…

La Micronovela Parte 1

Otra de investigadores y crímenes El periodista husmeador En esto de escribir llevo muchos años, pero pocos desde que me lo tomo en serio. Y por "en serio" entiendo hacer de lo que escribo el eje central de mi vida, mi modo de expresión principal. Bueno, pues desde que me lo tomo en serio he ido descubriendo la cantidad de formas distintas de expresión escrita actualmente.

En muy pocas décadas, las fronteras - en casi todos los sentidos - parecen desaparecer o están poco definidas y podemos encontrar desde poesía en prosa hasta prosa poética; relatos, cuentos con una dimensión propia de una novela y que no llega a ser, en absoluto, una verdadera novela.
Así, he encontrado un subgénero, digamos menor, del que todavía no sé bien cuál es el elemento definitorio. Se llama la Micronovela. Estoy seguro que habrá quién sí lo tenga claro, pues doctores tiene la iglesia, pero en mi humilde opinión lo que sucede es, simplemente, que las fronteras son hoy más permeables que ayer.
Podr…

Un cuento inspirado en una leyenda. Parte III

El influjo de la luna Hoy es noche de luna llena Hoy la luna quedará tendida sobre el negro manto de la noche en su total plenitud, quizás algunas nubes pasen por delante de su enigmática presencia para dibujar un cuadro incomparable. Quizás hoy esa luna se aproxime a la tierra lo suficiente como para que su rostro quede impreso en nuestra iris para siempre como un recuerdo indeleble, como la marca de una noche imborrable...


Pero además, esa luna que veremos esta noche será una luna extrañamente colorada, una luna pintada de un rojo carmín que señalará el destino de muchos tal y como han creído las civilizaciones más antiguas. Una noche donde las fieras se inquietan en el bosque y, sin saber la razón, responderán a sus más precarios y antiguos instintos.
La ciencia dirá lo que quiera, pero en noches como estas yo he visto a los hombres comportarse violentamente como nunca antes había visto, a los perros aullar despavoridos como acosados por espíritus oscuros, a los gatos bufar, maull…